Espiritualidad

Fueron bautizados en la parroquia, santa María de Cervelló, el beato Luís Bertran, la venerable Juliana de Morella y el venerable Claudi López Bru, marqués de Comillas. Contrajo matrimonio en la basílica la venerable Dorotea Chopitea, protectora de san Juan Bosco en Barcelona.

Frecuentaron la parroquia los santos Pedro Nolasco, Vicente Ferrer, Ignacio de Loyola, Salvador de Horta, Francisco de Borja, Miguel de los Santos, José Oriol, el cual fue monaguillo e hizo en la basílica su primera comunión, las santas María Micaela del Santísimo Sacramento y María del Carmen Sellés, la beata María-Anna Mogas y el beato Pere Tarrés.

Entre los muchos predicadores que ocuparon el púlpito de Santa María del Mar, destacan dos santos: Antonio María Claret en 1850, cuando ya era obispo de Santiago de Cuba, y Francesc Coll en 1853, fundador de las dominicas de la Anunciata.
Bajo el cobijo de Santa María de la Mar actuaban los gremios, del cual son testimonio los nombres de las calles que lo rodean, con una doble finalidad espiritual y asistencial, vanguardia de los adelantos sociales actuales. Hoy, los gremios de la ciudad todavía colaboran y celebran sus fiestas patronales en la basílica.

Fiel a su historia, hoy Santa María del Mar como parroquia quiere ser una “casa abierta a todos y al servicio de todos”. Por eso, tenemos como centro las celebraciones litúrgicas con las actividades propias de los católicos, tanto de los nacidos aquí como de los de fuera, y además queremos compartir como responsa- bilidad, el acoger amablemente a todo el mundo y, sobre todo, responder a los más necesitados (Caritas).

En este contexto nuestra parroquia se ofrece al barrio y a su entorno, siendo solidaria de sus problemas y aspiraciones, y aportando nuestro servicio pastoral arraigado en el Evangelio de Jesucristo, siempre profundamente respetuoso con todas las confesiones y creencias.

Por eso Santa María del Mar puede ser también vuestra casa!